Un conductor deshidratado es tan peligroso como bajo los efectos del alcohol

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La Fundación CEA advierte de los peligros de conducir con mucha temperatura ante las continuas olas de calor.
Según un estudio de la Universidad de Laoughborough y la European Hydration Institute (EHI), las elevadas temperaturas hacen que la distancia de frenado se triplique y pueden llevar a cometer los mismos errores que una persona que tiene un nivel de alcohol en sangre de 0,8 g/l.

La Fundación CEA recuerda una serie de consejos básicos que conviene tener en cuenta antes de sentarse al volante: ventilar el vehículo antes de salir si ha estado aparcado al sol, conducir con la ropa adecuada, usar gafas de sol, beber líquidos para no deshidratarse, realizar descansos, evitar las comidas pesadas, entre otros.

Además insiste en la importancia de revisar los neumáticos, frenos, líquido refrigerante, batería, aire acondicionado… cuando las temperaturas son elevadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *